*LA MALA PALABRA REDUCE LA CALIDAD*

AssalamuAlaykum wa Rahmatullah wa arakatuh, Auzu Billahi Minashaytanir Rajeem. Bismillahir Rahmanir Raheem, Wassalatu Wassalamu ala Rasulina Muhammadin Sayyidul Awwalin wal Akhirin, Madad Ya Rasulallah, Madad Ya As’habi RasuLillah, Madad Ya Mashayikhina, Sheykh Abdullah Daghestani, Sheykh Nazim al-Haqqani. Dastur. Tariqatunas sohba, wal khayru fil jamiyya.

Es un consejo de Mawlana Sheikh (QS), como decía nuestro Santo Profeta (SAS),
“Muestren el buen camino y no pasen mucho tiempo en aquello que no les concierne”. Si alguien los ataca verbalmente, no hay necesidad de responderle del mismo modo. Al hacerlo, se reduce el valor de la persona. Es mejor no tratar con esa persona. Pretendan que no la escucharon. Así ellos van a recibir su respuesta.
Él dice no discutan ni se ataquen entre ustedes. La pesona educada nunca discute con el ignorante. Dice, “El silencio es la respuesta para la ignorancia”. Así que la mejor respuesta para el ignorante es el silencio. Los elevas a tu nivel si tratas con ellos. Así como ellos se elvan a tu nivel si hablas con ellos, ustedes van a detenerse en su nivel.
Por eso, conténganse, contengan su ego. El ego quiere hablar, gritar, inclinarse a su
nivel, e inclinarse aún más abajo! Al ego no le importa. El ego quiere toda clase de vileza que encuentre y todo lo inapropiado que haya. Cuanto más una persona sea desgraciada y sin vergüenza, al ego le gustará más. Sin embargo la gente debe protejerse a ellos mismos y su amor propio (Izzat-e nafs) y no darles a cada uno su tiempo del día.
Aún si dicen, “Soy esto y soy aquello. Y soy superior a tí”, no hay necesidad de
responderles. Ni siquiera digan “Ok”, ni digan “No”. Sólo sigan su camino. Ali (KW) tiene un hermoso dicho, “No hay nadie educado a quien no haya ganado en debate. Pero cada vez que hablé con un ignorante, no hubo ninguno al que yo le ganara.”
Llamas al blanco, blanco, y ellos lo llaman negro. Lo llamas blanco de nuevo y lo llaman negro. Dices, “Ok, que sea como quieras”, y sigues camino. Esa gente no tiene nada que ver con la razón. No hay necesidad de enseñarles sentido común diciendo, “Esto es así y eso es de esa manera”. Sólo sigan caminando. Estarán así en paz y les habrán dado su respuesta. Por el contrario, si se envuelven en una guerra de palabras con ellos, van a quedarse reprochándose “Por qué dije esto? Por qué dije aquello?” El asunto te mantendrá ocupado hasta la noche, lo tendrás dentro, y será una molestia.
Por eso, este es el mejor camino, un camino hermoso, y debemos mantenernos en
él. Debemos contener nuestro ego. La gente que contiene su ego está en paz. Aquellos que corren continuamente tras su ego pasan la vida atormentados e intranquilos. Que Allah nos mantenga a salvo de nuestro ego Inshallah. Wa Minallah at-Tawfeeq. Al-Fatiha.

*Sheikh Muhammad Mehmet Adil 2 De enero del 2017/4 Rabiul Akhir 1438 Fajr, Akbaba Dergah*