Vuestro Enemigo Es Interior

 

Sheij Mohammed Adil an-Naqshibendi al-Haqqani, Sohbat del 27 de diciembre del 2019.

Madad yā Mashāyikhanā, dastūr Mawlānā Sheij ‘Abdu Llāh al-Fā’iz ad-Dāghistānī, Sheij Muḥammad Nāẓim al-Ḥaqqānī. Madad. Ṭarīqatuna ṣ-ṣuḥbah, wa-l-khayru fi l-jam’iyyah.

Bismillāhi r-Raḥmāni r-Raḥīm: “Inna Llāha yaghfiru dh-dhunūba jamī‘ā” (39:53). “Wa-innī la-ghaffārul liman tāba wa- āmana wa-‘amila ṣāliḥan” (20:82). Allāh ‘Azza wa-Jalla dice en el Qur’ān ‘Aẓīmu sh-Sha’n, que Allāh ﷻ da oportunidades a las personas para arrepentirse. Ello de modo que su arrepentimiento les salve. ¿Les salve de qué? Les salve de shayṭán y les salve del infierno; los salvará en el dunyā y el Ájirah. Allāh ‘Azza wa-Jalla concede tales oportunidades, según se dice en el ḥadīz de nuestro Profeta ﷺ: “A veces alguien peca, y tal pecado se vuelve un medio para que entre en el Paraíso”, dice nuestro Profeta ﷺ. Los Ṣaḥābah se sorprendieron: “¿Cómo es posible? Los pecados no llevan a la gente al Paraíso, llevan al infierno. ¿Cómo puede ser, yā Rasūlu Llāh?”, preguntaron sorprendidos los Ṣaḥābah. Sucede que una persona comete un pecado, y lo lamenta. Considera su pecado y se arrepiente, prometiendo no repetirlo. Ello se convierte en un medio para que Allāh ‘Azza wa-Jalla convierta ese pecado en thawāb, y dicha thawāb es el medio para entrar en el Paraíso.

Allāh ‘Azza wa-Jalla es tan grande, que convierte los pecados en thawāb por medio del arrepentimiento. Y ello se vuelve salvación. La salvación está en el Ájirah, y quien llegue al Paraíso se salvó. Antes de llegar al Paraíso existen dificultades, pero Allāh ﷻ no desea la dificultad. Bismillāhi r-Raḥmāni r-Raḥīm: “Yurīdu Llāhu bikumu l-yusra wa- lā yurīdu bikumu l-‘usr” (2:185). Allāh ﷻ no os desea dificultades. En el Qur’ān ‘Aẓīmu sh-Sha’n, eso afirma Allāh ‘Azza wa-Jalla. Él os desea facilidad, no dificultad. ¿Quién desea la dificultad? El hombre la quiere. El ego de las personas desea dificultades. Toda clase de daño, viene creado por el propio ego de las personas.

Por tanto, vuestro mayor enemigo es vuestro ego, dice nuestro Profeta ﷺ: “A‘dá ‘aduwwaka nafsuka llatī bayna janbayk. El ego de vuestro interior siempre os conduce a problemas, y es vuestro mayor enemigo”. Allāh ‘Azza wa-Jalla desea facilidad. Es más, Él ﷻ convierte vuestro pecado en razón para ir al Paraíso, al volverlo thawāb. Allāh ﷻ desea facilidad. Existen dificultades en el dunyā, también al abandonar el dunyā, en la tumba y en el día del Juicio. Existen muchas dificultades. Y como dijimos, la gente crea tales dificultades por sí misma. Allāh ‘Azza wa-Jalla promete un jardín en el Paraíso, incluso ya en la tumba, para los creyentes. Pero existen otros que permanecerán bajo el calor y con grandes dificultades. Al sol, con hambre y sed. No durante un año, sino miles de años.

Todo ello, es debido al ego. De lo contrario, los creyentes estarían el tiempo de leer una al-Fātiḥah en el Maḥshar. Tal es la promesa de Allāh ‘Azza wa-Jalla. Y Allāh ﷻ concede facilidad a quienes la deseen: “Haz esto, y será fácil”. En cambio, lo difícil proviene de vosotros. Allāh ﷻ no oprime a nadie. Debéis controlar vuestro ego, de forma que no os lleve a esas malas situaciones. Protéjanos Allāh ﷻ de nuestro ego, y que merezcamos de Allāh ﷻ la misericordia, in shā’a Llāh.

Dice Allāh ‘Azza wa-Jalla: Bismillāhi r-Raḥmāni r-Raḥīm, “Innī la-ghaffārul liman tāba wa-āmana wa ‘amila ṣāliḥan” (20:82). Allāh ‘Azza wa-Jalla promete: “Yo ﷻ soy el más perdonador, quien perdona”. Quien más perdona, es Allāh ‘Azza wa-Jalla. De vez en cuando, quizá suceda algo entre las personas. Piden perdón, y no los perdonan por tener ego y tener… Al contrario, Allāh ‘Azza wa-Jalla promete: “A quien se arrepienta y busque el perdón, Yo ﷻ soy quien más perdona a las personas”.

Y además, el Profeta -ṣallá Llāhu ‘alayhi wa-sallam- mencionó y mostró en qué medida Allāh ‘Azza wa-Jalla otorga el perdón a la gente. Él ﷺ dijo: “A veces, [alguien] comete un pecado, y tal pecado le lleva al Paraíso”. Los Compañeros -los Ṣaḥābah- dijeron: “¿Cómo puede llevarte un pecado al Paraíso? Normalmente, los pecados te llevan al infierno”. Él ﷺ dijo – el Profeta, ṣallá Llāhu ‘alayhi wa-sallam: “A quien cometa pecado, se dé cuenta y lo admita, pidiendo y pidiendo perdón, Allāh ﷻ le perdonará y cambiará tal pecado en recompensa. Por tanto, ello será una razón para ir al Paraíso. Es porque pidió perdón, y a Allāh ‘Azza wa-Jalla le alegra que los seres humanos pidan perdón. Allāh ‘Azza wa-Jalla se alegra mucho”. Del Profeta -ṣallá Llāhu ‘alayhi wa-sallam-, muchos ḥadīces hablan de la alegría de Allāh ﷻ. Y Allāh ‘Azza wa-Jalla, Él ﷻ desea facilidad para las personas. Incluso con pecados, los cambia en recompensa y lleva al Paraíso debido a tal pecado.

Por tanto, en todo, Allāh ‘Azza wa-Jalla nos lo hace fácil. Ir al Paraíso no es difícil, Allāh ﷻ abrió las puertas para que los seres humanos entren al Paraíso. “¿Cuán difícil es?”, preguntan. Allāh ﷻ lo hizo fácil. ¿Quién lo hace difícil? Shayṭán y el ego, que no aceptan eso y quieren cosas malas y difíciles para ellos. Al marcharse, incluso en la muerte, para los mu’mins o creyentes, dijo el Profeta -ṣallá Llāhu ‘alayhi wa-sallam- que es como pasar de una estancia a otra. Y en la tumba también existe Paraíso – en la tumba de los creyentes. Además, al llegar el día de la Resurrección, algunos mu’mins permanecerán allí el tiempo de leer una Fātiḥah. Después, enseguida al Paraíso. En cambio, para otros, morir es en verdad difícil y la tumba es como un infierno, como un agujero del infierno. Y al llegar el día de la Resurrección, esos esperarán durante miles de años. Y no sentados o así: de pie, cansados, sedientos, hambrientos y con calor. Llegará a hervirles el cerebro.

Todo eso, Allāh ﷻ no lo desea. ¿Quién lo quiere? Vuestro ego. Os hacéis eso a vosotros mismos, nadie más lo hace. De esto, dijo el Profeta, ṣallá Llāhu ‘alayhi wa-sallam: “A‘dá ‘aduw[waka] nafsuka llatī bayna janbayk. Vuestro más terrible enemigo, es el ego que está en vuestro costado”. Seguir al ego, no os llevará a buen lugar. Debéis controlar vuestro ego, y después todo será fácil. Allāh ﷻ os desea facilidad: “Yurīdu Llāhu bikumu l-yusra wa-lā yurīdu bikumu l-‘usr” (2:185). Allāh ﷻ os desea toda facilidad. Y Él ﷻ llama a la gente: “Wa-Llāhu yad‘ū ilá dāri s-salām” (10:25). Llama a las personas a la morada de la paz, el Paraíso. Esa es la morada de la paz y toda persona puede estar ahí, siempre que no sea enemiga de sí misma. En todo, quienes sigan al ego tendrán un final terrible; y tampoco la vida será buena.

Manténganos Allāh ﷻ en Su ﷻ misericordia, entréguenos de Su ﷻ infinito poder y manténganos en Su ﷻ camino, in shā’a Llāh.

 

Wa-min Allāhi t-tawfīq, al-Fātiḥah.