13/01/2015 – LA GENTE QUE DEBÍA BUSCAR MAWLANA EN OCCIDENTE

Sohbat de Shaykh Abdul Rauf de Argentina
Nawaitu al-arba’in, Nawaitu al-uzla, Nawaitu al-khalwa, Nawaitu al-i’tikaf, Nawaitu s-suluk
Nawaitu r-riada, lil-lahi ta’ala fi hada l-jami
Madad ya Sayyidi, madad ya Sayyidi, madad ya Sayyidi. 
Dastur ya Grand Shaykh Shaykh Abdullah al Faiz ad-Daghestani, Datur ya Mawlana Shaykh Nazim al Haqqani, Dastur ya Mawlana Shaykh Mehmet Adil. 
Bismillahi ar-Rahmani ar-Rahim
Bismillahi ar-Rahmani ar-Rahim
Los Maestros son Maestros porque son siempre discípulos y siempre hablan de su Maestro. Cuanto más grande es el Maestro, mayor es su obediencia y dedicación a su Maestro.
Esto siempre fue así. No hay escape de esta posibilidad. Cuando alguien dice que superó a su Maestro, salgan corriendo. Porque incluso, en grandes niveles de discípulos, en nuestra orden, la muy noble y gloriosa Orden Naqshbandi, han habido Murids que eran océanos y tenían un Shayj que eran lagos. Pero igualmente los océanos siempre hablaban de su lago. 


El honor y el respeto por el Maestro no es solamente recordarlo, sino lo más difícil que es para la gente, obedecerlo. Porque hoy día, mucha gente dice… fíjense, hoy hubo una nota en los diarios que decían que en Inglaterra, en estos años, se cerraron 2000 iglesias. 2 por mes, una cosa de locos. Católicas. En 10 años, en Alemania se cerraron 515 Iglesias Católicas. ¡Qué locura! ¿Qué pasa? La gente está contentísima con el Papa. Pero, ¿saben qué? La gente dice: “Si, si, con Francisco muy bien, pero no quiero ninguna cosa con la doctrina”. 
En nuestra Tariqat pasa lo mismo. “Si, si, yo sigo a Mawlana… porque está en mi corazón”, pero cero obediencia. Cero. Y Mawlana, si quieren recordarlo como una foto, ahí está la foto por supuesto. Pero el punto es que a los Maestros se los obedece. No se les discute, se les obedece siempre. Y eso es lo que demuestra quién sigue a un Maestro. No la voluntad de seguir una foto, o lo que nos gusta de nuestro Maestro.
Porque ese Maestro vino a hacer un trabajo. No es un part time. Es alguien full time. Dedicó su vida, Mawlana Shaykh Nazim al Haqqani. Su vida. Puso su familia, todo lo que tenía, en la difusión de esto. Entonces no podemos seguirlo part time, porque él lo puso todo. Entonces, o lo seguimos todo o no deberíamos llamarnos seguidores. Tendríamos que decir: “Si, me gusta Mawlana. Alhamdulillah, cuando puedo le hago caso”. Pero no me vengan con que, “no, está siempre en mi corazón. Pero yo con la gente que dejó Mawlana no quiero saber nada”. ¿De qué están hablando? ¿De qué se trata? ¿Es esto un juego acaso? Si Mawlana puso a alguien en un lugar, dejó a alguien a cargo y no lo aceptan, no están aceptando a Mawlana.
Así que cuando Mawlana dijo “Shaykh Mehmet es mi sucesor”, no hay discusión posible. Además no lo dijo una sola vez, lo dijo un montón de veces en los últimos dos años antes de irse. Alguien podía haber ido y decirle: “Oiga, explíqueme esto que ha dicho”. No, nadie lo hizo. Después empiezan con el bla bla. Eso no es buen Adab, ni es seguir un Maestro. 
Cuando Mawlana se iba a Inglaterra, le preguntó a Grand Shaykh Abdullah, ¿qué tenía que buscar en la gente de ese continente desconocido? Ustedes… me gusta hablar de esto, porque imaginen ustedes la magnitud de esto, de lo que hizo Mawlana. Un continente de desconocidos. Si bien era Turco, Chipriota y conocía Estambul, Europa era un mundo desconocido. Y él, sin dudarlo y sin nada, se fue a Europa porque su Maestro se lo pidió. Y muy respetuosamente, le preguntó: “Grand Shaykh, ¿qué debo buscar? ¿qué debo recolectar? ¿qué debo hacer?”. – “Oh Nazim Effendi. Busca gente a la cual se le pueda poner toda la basura arriba, porque esa gente que acepta eso es la gente que sabe que su ego es más sucio que todo lo que le pongan. Así que busca gente que sepa que su ego es como un cerdo. Y el cerdo es más limpio que el ego”. Mawlana, no solo que le hizo caso, sino que usó esa técnica siempre. De Mawlana, han dicho de él de todo. Una vez en la mesa, le habían traído un libro grueso comprado en el aeropuerto de Beirut, todo hecho para difamarlo a él. Por un grupo Chiita poderoso. Mawlana lo agarró y lo dejó a un costado. La persona que se lo trajo, estaba interesado en que Mawlana lo leyera, y Mawlana no estaba interesado en leerlo. 500 páginas hablando mal de Mawlana, y él jamás se dignó a contestarlas, jamás. Porque él creía que toda la basura que se le pusiera arriba era limpia en comparación a lo que él sentía sobre su ego. Y esa era la primera cualidad a buscar.
La segunda, “Busca gente que sea como los perros, fieles”. El perro, lo pateamos, lo echamos. Se va, le decimos que venga y viene corriendo listo a nuestro servicio. Maa sha Allah. Mawlana siempre decía que haga lo que le haga su Maestro, él siempre iba a estar dispuesto a ir a sus pies. Y la tercera característica a buscar: “Busca gente que sea como los burros”. Que pongas el peso que le pongas, nunca se va a quejar y siempre va a intentar llevarlo. Así que busca gente que pueda ponérsele carga en la espalda y que no empiece: “Ay, no. Ponémela más acá porque ahí me duele. No, que quiero menos. No, tanto no. No”. Así que esa es la característica que buscó Mawlana Shaykh Nazim, en los años que estuvo en Occidente. No le fue fácil porque poca gente hay que acepte estas condiciones. Todos las poseemos, la de la suciedad, pero nadie las quiere aceptar. Si ustedes ven en nuestra Tariqat, los más limpios, lo más sabios, los más brillantes, los más Schollars, los más conocedores del Corán, están todos aquí. Entonces uno dice “Bahh”. Y responden: “Ahh, me ofende poniéndome esto si yo…” Es asombroso. Sin embargo la realidad es esta. Que debemos, si queremos hacerle honor a nuestro Maestro siguir sus enseñanzas y no una foto vacía para llenarnos la boca diciendo que es nuestro Maestro mientras se toman un Whisky.
De paso les recuerdo porque hay muchos seguidores de Mawlana que fuman, y no se fuma. No se fuma, no se consume drogas, no se toma alcohol. Así que, la gente que está intentando seguir a Mawlana y tiene alguno de estos vicios, lo primero que tiene que hacer es sacarse eso. Tiene que poner toda su lucha, todo su esfuerzo, en quitarse esa porquería de arriba. Porque nada de lo que haga, mientras tenga alguno de esos vicios, lo va a llevar a algún lado bueno. Es como ponerse ropa limpia sin haberse bañado. Nadie lo hace, porque uno huele mal igual. Entonces, no hay forma de que puedan hacer algo si tienen alguno de estos vicios. Por lo tanto, tienen que poner todo su esfuerzo, todo su dinero para poder curarse de eso. Luego, cuando estén curados de eso, alhamdulillah pueden empezar a hablar de Tariqat y otras cosas. Pero con esas características, olvídense. Igual que si son adúlteros. Si cometen ese tipo de pecados, olvídense. No pueden ni empezar a hablar de esta historia. Pero, dejando eso de lado, hay gente que realmente quiere hacer y se piensa que Mawlana Shaykh Nazim lo eligió por sus características, y se llenan la boca diciendo que los eligieron a ellos para ese lugar por sus características. Sepan que Mawlana eligió a la gente por estas características que hablamos, que pongan la mugre que pongan sobre él, siempre va a ser más limpio que su ego. Que pongan el peso que le pongan, lo va a intentar llevar hasta que se le quiebre la espalda. Y que espera que sean fieles como perros.
Esto es importante, porque esta es la orden que Grand Shaykh Abdullah, no la orden, si no lo que transmitió de lo que tenía que buscar Mawlana Shaykh Nazim en Inglaterra y todo Occidente. Hace ya setenta años. Entonces, si reunimos estas características, alhamdulillah.
Y quien reúna estas características, sabe que no es nada. Nadie que reúna estas características puede ser considerado algo, porque tiene tanto trabajo luchando contra la suciedad de su ego. Tanto trabajo manteniendo la fidelidad con su amo, y tanto trabajo tratando de soportar las cargas que hay que soportar constantemente, que si uno le dice: “Oh Shaykh, tengo que hablar con el Shaykh” uno responde: “Habla con el Shaykh, yo no tengo tiempo”. Es como el cuentito ese de la fiesta que dio un Sultán. Entonces le dijo a su Visir y le comentó que había invitado a un grupo de Sufis de una tekia y vienen con su Shaykh al cual conozco, pero hace mucho que no veo. Así que te pido que te pares en la puerta y cuando empiecen a entrar, son los de turbante y jubas, les preguntes por el Shaykh y cuando lo encuentres me lo traigas para sentarlo a mi lado. Así que el Visir se puso en la puerta, y cuando comenzaron a llegar los Sufis, le preguntó al primero: “Oh, honorable, ¿puedes decirme quién es tu Shaykh?” – “Si, el que viene atrás”. Así siguió preguntando: “Oh honorable, ¿puedes decirme quién es tu Shaykh”. Y todo respondian, “el que viene atrás”. Y así fueron pasando los 40 hasta que no quedó ninguno. Y el Sultán esperaba que se lo trajeran y el Visir se quedó esperando, porque esa es la cualidad. 
Esto, porque estamos en un época muy loca, donde gente que no puede sostener cosas mínimas. No puede sostener su limpieza, no puede sostener su mente, y se piensan que son algo y se ponen en cargos de Shaykh. Pueden ponerse los cargos que quieran. Hay un trabajo para hacer, hay cosas que hacer. ¿Quieren hacerlas? Háganlas. Mucha gente estamos necesitando para trabajar. Pero aléjense de cualquiera que se acerque chillando que es el jefe de un lugar y que lo que quiere es que la gente le rinda tributos, porque se auto titula que es el jefe. 
Mawlana decía que no era nada, por lo cual, los que servimos a Mawlana, ¿qué somos? Servidores de la nada. Menos que la nada misma. Si hay algo más que eso después, díganmelo y muchos de nosotros nos anotamos. Pero nostoros servimos a la nada. Esa es la clave. Y Mawlana Shaykh Mehmet, nuestro Sultán que Mawlana Shaykh Nazim designó, es un ejemplo de eso. No discute, no reclama nada, no pide nada. Aclara a la gente para que no cometan errores, a quién deben seguir. Pero no dice: “Yo soy tal”. Él, lo único que dice es: “Mi padre puso una misión en mí, y voy a dejar mi vida en esto”. Y nosotros decimos lo mismo. Mawlana Shaykh Nazim puso una confianza en nosotros y una acción en nosotros, y podemos dejar la vida en ellos que nadie nos va a distraer ensuciándonos, difamándonos, poniendo esto o lo otro. Como dice Mawlana Shaykh Mehmet: “Sigan a quién quieran, pero tengan cuidado porque si siguen al equivocado, van a parar al lugar equivocado”. Si ustedes quieren ir a Plaza de Mayo, no se pueden tomar un colectivo que vaya a Plaza Francia. Se lo pueden tomar, pero van a estar muy lejos de Plaza de Mayo. Esto es así, y no hay que buscarle muchas diferencias. Si uno quiere ir a un lado, tienen que tomarse el colectivo correcto. Los que siguen a Mawlana y quieren pertenecer a esta Tariqat, tienen que seguir a Shaykh Mehmet. Simple. Pueden haber otros colectivos que lleven a otras plazas, pero a esta plaza está designado este colectivo. Ya está. No hay que buscarle muchas vueltas. Si ustedes quieren ir a un lugar en tren, tienen que tomar cierto tren. No pueden tomar el tren a Venecia en Europa si quieren ir a Madrid. Y eso es lo que está haciendo mucha gente. Así que, simplemente hay que subirse al colectivo correcto. Simple y sencillo.
Wa amin allahi t-tawfiq, bi hurmati al habibi, bi hurmati al Fatiha…