Nuestro Maestro

Sheikh Muhammad Nazim Adil es el imán de la gente de sinceridad.

Nació en Lárnaca, Chipre, el 21 de abril de 1922, un viernes, 24 de Shaban, 1340 AH. Sulinaje por parte de su padre tiene raíces que van hasta Abdul Qadir al-Gilani, fundador de la Orden Qadiri. Su linaje por parte de su madre retrocede a Jalaluddin Rumi, fundador de la Orden Mevlevi. Es Hasani-Husayni, emparentado al Profeta (saws) a través del linaje de sus abuelos a la Familia del Profeta (saws) . Por el lado de su padre recibió la Orden Sufi Qadiri, de su madre recibió la Orden Sufi Mevlevi.

Durante su niñez en Chipre mantuvo la compañía de su abuelo, quien era un Sheikh de la Orden Qadiri, para aprender su disciplina y su espiritualidad. Extraordinarias señales aparecieron tempranamente en él. Su conducta era perfecta. Nunca peleó, ni discutió con nadie. Estaba siempre sonriente y paciente. Su abuelo paterno y su abuelo materno lo entrenaron para el camino espiritual.

En su juventud Sheikh Nazim recibió gran consideración por su estación espiritual, inusualmente alta. Todos en Lárnaca sabían de él, porque a una joven edad él podía aconsejar a la gente, predecir el futuro, y revelarlo espontáneamente. Desde la edad de
cinco años había ocasiones en las cuales la madre no lo podía encontrar. Luego de buscar por largo tiempo, lo encontraba en la mezquita, o en la tumba de Umm Hiram , una Compañera del Profeta (saws), cuya tumba tiene una mezquita construida a la par suya. Los turistas venían a su tumba en gran número, atraídos por el fenómeno de una roca suspendida en el espacio por encima de su tumba. Cuando su madre trataba de llevarlo nuevamente a su casa él decía, “Déjame con Umm Hiram , ella es uno de nuestros ancestros.” A menudo se lo veía hablando con Umm Hiram , quien había sido enterrada hacia 14 siglos, escuchando y luego hablando, escuchando y respondiendo, como si tuviese una conversación con ella. Cuando alguien le molestaba, él decía, “Déjeme, estoy hablando con mi abuela quien está en esta tumba.”

Su padre lo envió a la escuela para estudiar conocimiento secular durante el día, y a la noche estudiaba las ciencias religiosas. Él era un genio entre sus compañeros. Luego de completar sus estudios secundarios, cada noche, entregaba su estudio a las órdenes Mevlevi y Qadiri. Conducía los círculos Mevlevi y Qadiri los jueves y los viernes.

Todos en Chipre lo conocían en esa época como una persona intensamente espiritual. Aprendió la Ley Divina, jurisprudencia, la ciencia de las Tradiciones, la ciencia de la lógica, el comentario del Corán y estaba capacitado para dar edictos legales sobre todo el espectro de temas islámicos. Podía hablar de todos los niveles espirituales. Tenía un don para explicar realidades difíciles en aforismos claros y fáciles.

Luego de completar la escuela secundaria en Chipre se mudó a Estambul en 1359 AH/ 1940 EC, donde sus dos hermanos y una hermana vivían. Estudió ingeniería química en la Universidad de Estambul, en el distrito Bayazit. A su vez avanzaba en el conocimiento de la Ley Divina y el estudio del idioma árabe con su Sheikh, Sheikh Jamaluddin al-Lasuni, quien falleció en 1375 AH/ 1955 EC. Recibió su título en ingeniería química y se destacó entre sus colegas. Los profesores universitarios lo alentaban a que se dedicara a la investigación. Él dijo, “No siento atracción por la ciencia moderna. Mi corazón esta siempre atraído a las ciencias espirituales.”

Durante su primer año en Estambul conoció a su primer Sheikh espiritual, Sheik Sulayman Arzurumi, un Sheikh de la Orden Naqshbandi que falleció en 1368 AH/ 1948 EC. Mientras estudiaba ingeniería química asistía a las reuniones de ese Sheikh para aprender la disciplina de la Orden Naqshbandi, además de sus otras dos ordenes, la Qadiri y la Mevlevi. Usualmente se lo veía en la mezquita de Sultán Ahmad, meditando solo durante toda la noche.

Él dijo: “allí recibí grandes bendiciones y gran paz en mi corazón.” Siempre rezaba la oración del amanecer en esa mezquita con mis dos Sheikhs, Sheikh Jamaluddin al-Lasuni y Sheikh Sulayman Arzurumi. Me educaron y pusieron conocimiento espiritual en mi corazón. Tuve muchas visiones durante ese tiempo que me impulsaban a ir a Damasco, pero aún no tenía permiso de mi Sheikh. Muchas veces en mis visiones a través de la auto-anulación, vi al Profeta (saws) Muhammad llamándome a su presencia. Había en mi corazón un profundo anhelo de dejar todo y emigrar a la Ciudad Santa del Profeta (saws) .

Un día, cuando este anhelo en mi corazón era particularmente intenso, tuve una visión en la cual mi Sheikh, Sheikh Sulayman Arzurumi, venía, me tomaba del hombro y me decía, “El permiso ha llegado: tus secretos, tu legado y tu guía espiritual, no están conmigo. Sólo te tuve en custodia hasta que estuvieras preparado para tu verdadero Sheikh, quien es también mi Sheikh, Sheikh Abd Allah ad-Daghestani. Él tiene tus llaves. Ve a él en Damasco. Este permiso viene de mí y del Profeta (saws) .” [Sheikh Sulayman Arzurumi era uno de los 313 santos de la Orden Naqshbandi, quienes siguen los pasos y representan a los 313 mensajeros.]

Esa visión terminó y a través de ella recibí el permiso de mudarme a Damasco. Busqué a mi Sheikh para decirle sobre esa visión. Lo encontré viniendo a la mezquita luego de dos horas. Corrí a él. Él abrió sus brazos y me dijo, “¿Hijo mío, estás feliz con tu visión?” Entonces supe que él sabía todo lo que había ocurrido. Él dijo “¡No esperes. Dirígete a Damasco!” No me dio dirección, ni ninguna otra información excepto el nombre, Sheik Abd Allah ad-Daghestani en Damasco. Viajé desde Estambul a Aleppo en tren, donde permanecí por un tiempo. Mientras estaba allí yo iba de una mezquita a otra rezando, sentándome con eruditos y dedicando mi tiempo a la alabanza y la meditación.

Luego viajé a Hama, que como Aleppo, es una ciudad muy antigua.Traté de mudarme a Damasco pero era imposible. Los franceses que ocupaban Damasco se estaban preparando para un ataque por parte de los ingleses. Es así que viaje a Homs a la tumba de Khalid ibn Walid un Compañero del Profeta (saws). Visité a Khalid ibn Walid y luego fui a la mezquita y recé. Un sirviente vino a mí y dijo, “Tuve un sueño la noche pasada en el cual el Profeta (saws) vino a mí y me dijo, ‘Uno de mis nietos llega mañana. Cuídalo por mí.’ Luego me mostró como sería su aspecto. Tú eres esa persona.”

Me cautivo de tal manera lo que dijo que inmediatamente acepté su invitación. Me dio una habitación en esa mezquita donde permanecí por un año. No salía excepto para rezar y sentarme en compañía de dos eruditos de Homs quienes enseñaban recitación coránica y exégesis, Tradiciones y jurisprudencia. Eran Sheikh Muhammad Ali Uyun as-Sud y Sheikh Abdul Aziz Uyun as-Sud, el mufti de Homs. Asistí además a las enseñanzas espirituales de dos Sheikhs Naqshbandi, Sheikh Abdul Jalil Murad y Sheikh Said as-Suba’i. Mi corazón anhelaba ir a Damasco, pero porque la guerra era tan intensa decidí ir a Trípoli, Líbano, desde allí a Beirut y desde Beirut a Damasco mediante una ruta mas segura.

En el año 1364 AH/ 1944 EC, Sheikh Nazim, viajo a Tripoli en autobús. El autobús lo llevo hasta el puerto y allí lo dejo. Era un extraño allí, sin conocer a nadie. Mientras caminaba en la zona portuaria vio que alguien venia a el desde el lado opuesto de la calle. Esa persona era Sheikh Munir al-Malek, el mufti de Trípoli. El era a su vez el Sheikh de todas las órdenes Sufies de la ciudad. Se aproximo y dijo, “Acaso tu eres Sheikh Nazim? Vi en un sueño que el Profeta (saws) me decía, ‘Uno de mis nietos viene desde Trípoli.’ Me mostró tu aspecto y me dijo que te buscara en esta zona. Me dijo que cuidara de ti.”

Sheikh Nazim relata,

Permanecí con el Sheikh Munir al-Malek durante un mes. El arreglo para que yo fuera a Homs y desde allí a Damasco. Yo arribé en Damasco un viernes, 1365 AH/ 1945 EC, al principio del año de la Hijri. Sabia que Sheikh Abd Allah vivía en el distrito de Hayy al-Maidan, cerca de la tumba de Bilal al-Habashi , y muchos descendientes de la familia del Profeta (saws) . Un área antigua llena de monumentos antiquísimos.

Yo no sabia que casa era la del Sheikh. Tuve una visión en ese momento, mientras estaba allí parado en la calle, en la cual el Sheikh salía a la calle y me llamaba para que yo entrase a su casa. La visión termino, pero yo no vi a nadie en la calle. Estaba vacía a causa del bombardeo de los franceses y los ingleses. Todos tenían miedo, y se ocultaban en sus hogares. Estaba solo en la calle. En mi corazón me preguntaba cual era la casa del Sheikh. Luego en una visión vi una casa especifica con una puerta especifica. Las busqué hasta que las encontré. Cuando estaba por golpear, el Sheikh abrió la puerta y dijo, “Bienvenido, hijo mío, Nazim Effendi.”

Su inusual apariencia me atrajo inmediatamente. Nunca había visto a un Sheikh así. La luz se vertía de su cara y su frente. La calidez venía de su corazón y de la brillante sonrisa en su rostro. Me llevó al piso superior diciéndome, “Te hemos estado esperando.”

Mi corazón estaba completamente feliz de estar con él. Pero también tenia el anhelo de visitar la ciudad del Santo Profeta (saws) . Le pregunte, “Qué debo hacer?” El dijo, “Mañana te daré tu respuesta. Ahora, descansa.” Me ofreció cena y reze la oración nocturna con el y dormí. A la mañana temprano me despertó para la oración nocturna optativa. Nunca en mi vida sentí tanto poder como el que había en esa oración. Me sentí en la Divina Presencia y mi corazón estaba mas y mas atraído a el.

Una visión vino a mi. Me vi a mismo subiendo la escalera desde nuestro lugar de oración a Bayt al-Mamur, la Kaba de los cielos, escalón a escalón. Cada escalón era un estado en el cual el me ponía. En cada estado recibía conocimiento en mi corazón de los cuales jamás antes había aprendido u oído. Palabras, frases y oraciones fueron puestas de tal magnifica manera transmitidas dentro de mi corazón en cada estado al cual yo era elevado. Hasta que llegamos a Bayt al-Mamur. Allí vi a los 124.000 Profeta (saws)s, de pie en filas para la oración, como el Profeta (saws) Muhammad como imam. Vi a los 124.000 Compañeros del Profeta (saws) Muhammad parados en fila detrás de ellos. Vi a los 7.007 santos de la Orden Naqshbandi parados detrás de ellos para la oración. Vi a los 124.000 santos de las otras ordenes, parados en fila para la oración.

Habían dejado dos espacios vacíos, para dos personas, los cuales estaban directamente a la derecha de Abu Bakr as-Siddiq . Gran Sheikh fue a ese lugar abierto me llevo con él y realizamos la oración del amanecer. Nunca en mi vida había experimentado dulzura alguna como la de esa oración. Cuando el Profeta (saws) Muhammad lideró la oración, la belleza de su recitación era indescriptible.

Era una experiencia que ninguna palabra puede describir ya que era un asunto Divino. Cuando la oración termino, la visión llegó a su fin también. Escuche que el Sheikh me decía que hiciera el llamado para la oración del amanecer.

Rezo la oración del amanecer y yo rece detrás de el. Afuera se podía escuchar el bombardeo de los dos ejércitos. Me dio iniciación en la Orden Naqshbandi y me dijo, “Hijo mío, tenemos suficiente poder para que en un segundo nuestro discípulo alcance su estación.” Tan pronto como dijo esto miró dentro de mi corazón con sus ojos. Al hacerlo se volvieron amarillos, luego rojos, luego blancos, luego verdes y luego negros. El color de sus ojos cambiaba cuando vertía en mi corazón el conocimiento asociado con cada color.

La luz amarilla era la primera y correspondía al estado del corazón. El vertió en mi corazón toda clase de conocimiento externo necesario para la vida diaria de la gente. Luego vertió del estado del secreto el conocimiento de las 40 ordenes que vienen de Ali ibn Abi Talib (A). Me encontré un maestro en todas estas ordenes. Mientras se transmitía el conocimiento de este estado sus ojos eran rojos. El tercer estado, que es el secreto de secretos, solo esta permitido para Sheikhs de la Orden Naqshbandi, cuyo imam es Abu Bakr . Al verter en mi corazón desde este estado, sus ojos eran de color blanco. Luego me llevo al estado de lo oculto, la estación del conocimiento espiritual oculto, donde sus ojos cambiaron a verde. Luego me llevo a la estación del completo aniquilamiento, la estación de lo más oculto donde nada aparecía. El color de sus ojos eran negros. Aquí me trajo en Presencia de Dios. Luego me retornó a la existencia.

Mi amor por él en ese momento era tan intenso, que no podía imaginar alejarme de el. Deseaba nada mas que quedarme con él para siempre y servirle. Luego llegó la tormenta, descendió el tornado, y la turbulencia amenazo la calma. La prueba era gigantesca. Mi corazón estaba desesperado cuando me dijo, “Hijo mío, tu pueblo te necesita. Te he dado suficiente por ahora. Ve a Chipre hoy.” Había tardado un año y medio para alcanzarlo. Pasé una noche con el. Y ahora él me ordenaba que volviese a Chipre, un lugar que no había visto en cinco años. Fue una orden terrible para mi, pero en el Camino Sufi, el discípulo debe rendirse y someterse a la voluntad de su Sheikh.

Luego de besar sus manos y sus pies y recibir su permiso, traté de encontrar una manera de viajar a Chipre. La Segunda Guerra Mundial alcanzaba su fin y no había transportación. Me encontraba en la calle pensando acerca de este problema cuando una persona se acerco a mi y me pregunto, “Sheikh, necesita viajar?” Yo dije, “Si! Hacia donde vas?” Y el dijo, “Hacia Trípoli.” Me llevo en su camión y luego de dos días llegamos a Trípoli. Cuando llegamos allí le pedí que me llevara al puerto. El dijo, “Para que?” Yo le respondí, “Para encontrar un barco que me lleve a Chipre.” El dijo,”Como? Nadie viaja por mar con esta terrible guerra.” Yo dije, “No te preocupes por eso. Solo llévame allí.” Me llevo al puerto a allí me dejo. Una vez mas me sorprendí cuando vi al Sheikh Munir al Malek viniendo hacia mi. Me dijo, “Que es ese amor que tu abuelo tiene por ti? El Profeta (saws) nuevamente se me apareció en sueños y dijo, ‘Viene mi hijo Nazim. Cuídalo.'”

Permanecí con el tres días. Le pedí que me ayudara para poder viajar a Chipre. Trato de hacerlo, pero imposible en ese momento a causa de la guerra y la escasez de combustible. No pudo conseguir mas que un barco a vela. Me dijo, “Puedes ir pero es muy peligroso.” Yo dije, “Debo ir. Esa fue la orden de mi Sheikh.” Sheikh Munir pagó al dueño una fuerte suma para convencerlo de que me llevase. Nos embarcamos. Tardamos siete días para llegar a Chipre, un viaje que normalmente toma cuatro horas por lancha motorizada.

En cuanto llegué y puse pie sobre la tierra de Chipre, inmediatamente una visión se abrió a mi y vi al Gran Sheikh Abd Allah ad-Daghestani diciéndome, “Oh hijo mío, nada pudo impedirte que realizaras mi orden. Has logrado mucho escuchando y aceptando. Desde este momento siempre seré visible a ti. En cualquier oportunidad que dirijas tu corazón hacia mi, yo estaré allí. Cualquier pregunta que tengas recibirás una respuesta directamente de la Divina Presencia. Cualquier estado espiritual que desees lograr se te otorgará a causa de tu completa sumisión. Los ángeles están felices contigo. El Profeta (saws) está feliz contigo. “En cuanto dijo eso lo sentí cerca mío, a mi lado, y desde ese entonces jamás me dejo. Siempre está a mi lado.

Sheik Nazim comenzó a diseminar guía espiritual y enseñanzas islámicas en Chipre. Muchos seguidores vinieron a el y aceptaron la Orden Naqshbandi. Lamentablemente, era una época en la cual toda la religión estaba prohibida en Turquía, y como el estaba en la comunidad turca de Chipre, la religión estaba prohibida allí también. Hasta la recitación del llamado a la oración estaba prohibida.

Su primer acción luego de alcanzar su lugar de nacimiento, fue ir a la mezquita y hacer el llamado a la oración en árabe. Inmediatamente fue encarcelado. Permaneció en la cárcel por una semana. En cuanto fue liberado se dirigió a la gran mezquita de Nicosia y llamó a la gente a la oración desde el minarete. Esto hizo que los oficiales se enojaran mucho. Iniciaron una querella en contra de el. Mientras esperaba el desarrollo de la querella recorrió toda Nicosia y las aldeas cercanas llamando a la gente a la oración desde los minaretes. Como resultado, se presentaron aun más querellas en su contra. Eventualmente había 114 casos pendientes en su contra. Sus abogados le aconsejaron que dejara de llamar a la gente a la oración, pero el dijo, “No puedo. La gente debe oír el llamado a la oración.”

El día de la audiencia llego para los 114 casos. Si lo hubiesen procesado y condenado hubiese recibido mas de 100 años en la cárcel. El mismo día los resultados electorales llegaron desde Turquía. Un hombre llamado Adnan Menderes había sido elegido. Su primera resolución como presidente fue abrir todas las mezquitas y permitir que el llamado a la oración se hiciera en árabe. Ese fue un milagro de nuestro Gran Sheikh.

Durante sus años allí Sheikh Nazim viajo por todo Chipre, además visito el Líbano, Egipto, Arabia Saudita y muchos otros lugares para enseñar el Camino Sufi. Volvió a Damasco en 1952 donde se casó con una de los discípulos del Grand Sheikh, Hajjah Amina Adil. Desde ese tiempo vivió en Damasco y visitaba Chipre todos los años para los tres meses de Rajab, Shaban y Ramadan. Su familia vivió con él en Damasco y viajaba con el a Chipre cada vez que el iba allí. Tenia dos hijas y dos hijos.

Sus viajes.

Sheikh Nazim solía ir para la peregrinación como jefe de Hajj con la caravana de peregrinos de Chipre. Realizo 27 peregrinaciones en total. Cuidaba a los discípulos y seguidores del Grand Sheikh.

En cierta ocasión el Grand Sheikh  le dijo que fuera de Damasco a Aleppo a pie, y que se detuviera en cada aldea en el camino para diseminar las enseñanzas Naqshbandi, el conocimiento del Sufismo y el conocimiento de la religión. La distancia entre Damasco y Aleppo es de 400 kilómetros. Tardo mas de un año para ir y volver. Caminaba uno o dos días, alcanzaba una aldea, permanecía una semana allí diseminando la Orden Naqshbandi, liderando dhikr, entrenando a la gente, y luego avanzaría por el camino hasta la próxima aldea. Al poco tiempo su nombre estaba en todas la bocas, desde la frontera con Jordania hasta la frontera con Turquía cercana a Aleppo.

Similarmente, Grans Sheikh una vez le dijo a Sheik Nazim que caminara a través de Chipre. Camino de una aldea a otra, llamando a la gente al Islam, para que dejaran el ateísmo, el secularismo, y el materialismo y regresaran a Dios. Se volvió tan conocido a través de Chipre y tan amado, que el color de su turbante y manto, ambos verde oscuro, se volvieron conocidos a través de la isla como “Sheikh Nazim cabeza verde”. (Sheikh Nazim yesilbas)

Relato de Sheikh Hisham Kabbani:

Visitó el Líbano en muchas ocasiones, donde nosotros lo conocimos. En 1955 estaba en la oficina de mi tío, quien era Secretario General de Asuntos Religiosos en el Líbano, posición de alto rango en el gobierno. Era tiempo para la oración de la tarde y mi tío, Sheikh Mukhtar Alayli, solía rezar en el Masjid al-Umari al-Kabir en Beirut. Había sido una iglesia en la época de Umar ibn al-Khattab , y en su tiempo había sido convertida en mezquita. Debajo de la mezquita aún se pueden encontrar los cimientos de la iglesia. Mi tío lideró la oración y dos de mis hermanos y yo rezamos detrás de el. Un Sheikh vino y rezó al lado nuestro. Vino a mi hermano y le dijo, “Tu eres tal y tal?”, y mencionó su nombre. Miró a mi otro hermano y mencionó también su nombre. Me miró a mi y me llamó por mi nombre. Nos sorprendimos mucho ante este hecho, ya que nunca antes lo habíamos visto. Mi tío también estaba atraído por él. Este era nuestro primer contacto con Sheikh Nazim.

Mi hermano mayor insistió en hospedar al Sheikh Nazim en nuestra casa y mi tío vino con nosotros. Nuestro huésped dijo, “He sido enviado por Sheikh Abd Allah. El me dijo, ‘El que está a tu derecha en la oración de la tarde se llama tal y tal, el otro se llama tal y tal y el otro se llama tal y tal. Inícialos en la Orden Naqshbandi, van a estar entre nuestros seguidores.” Su conocimiento de todos nuestros nombres nos asombro y nos atrajo a él. Siendo joven, yo estaba particularmente fascinado.

Desde ese momento el comenzó a visitar Beirut en forma regular. Nosotros también
comenzamos a visitar Damasco cada semana para ver al Gran sheik Abd Allah y Sheik Nazim. Recibimos mucho conocimiento espiritual y atestiguamos los poderes milagrosos que diseminaban en los corazones de los buscadores. Fuimos tan atraídos a ellos que siempre rogábamos que nuestro padre nos permitiera verlos cada domingo.

La casa del Sheikh Nazim nunca estaba vacía. Al menos cien visitantes pasaban por su casa cada día. Servia a cada uno de ellos. Su casa estaba cerca a la casa de Gran Sheikh en Jabal Qasiyun, una montaña desde la cual se veía toda la ciudad, en el Sudeste de Damasco. Vivía en una casa modesta de estuco en la cual todo era simple, hecho a mano de madera o algún otro material natural.

Desde 1974 comenzó a visitar Europa, viajando todos los años desde Chipre a Londres en avión y volviendo por tierra en auto. Continua conociendo todo tipo de gente de todas las tierras e idiomas, de las distintas creencias religiosas y las distintas culturas. La gente continua atestiguando al Dios Único, se unen al Camino Sufi y aprenden secretos espirituales de él. Su rostro sonriente y brillante es conocido a través de Europa y amado por traer el verdadero sabor de la espiritualidad a la vida de la gente.

En años recientes él realizó una caminata a través de Turquía. Cada año desde 1978 el invierte de tres a cuatro meses viajando en el área de Turquía. En un año viajó por la zona

de Estambul, Yalova, Bursa, Eskisehir y Ankara. En otro viajo a Konya, Isparta, y Kirsehir. En otro año viajó a la costa del sur, desde Adana, hasta Mersin, Alanya, Izmir, y Antalya. Luego en otro año fue a la zona este, Diyarbakir, Erzurum, y hasta la frontera con Irak. Otro viaje lo paso en el mar Negro, moviéndose desde un distrito a otro, desde una aldea a otra, desde una mezquita a otra, diseminando la palabra de Dios, espiritualidad y luz por donde iba.

Dondequiera que va es bienvenido por multitudes de gente común y también por los oficiales y gente gubernamental. Es conocido por el amado sobrenombre de al-Qubrusi a través de Turquía. El era el Sheikh del presidente de Turquía, Turgut Ozal. Era muy bien respetado por el. Actualmente es bien conocido a través de Turquía por la extensa cobertura dada a él por los medios y la prensa. Es entrevistado cada semana por una estación televisiva u otra, un reportero u otro, para recibir sus opiniones sobre los acontecimientos en Turquía y su futuro. El transita el camino medio recomendado por el Profeta (saws), permitiéndole andar por la fina línea entre el gobierno secular y los grupos islámicos fundamentalistas. Esto trae felicidad y paz a los corazones y mentes de la gente común y la clase intelectual.
En 1986, se le llamo para que viajase al Lejano Oriente: Brunei, Malasia, Singapur, India, Pakistán, Sri Lanka. Sultanes, presidentes, miembros del parlamento, oficiales gubernamentales, y por supuesto la gente común, le dieron la bienvenida en todas partes.

El Brunei es considerado el Santo de la época. Fue recibido por la generosidad de su pueblo y especialmente el Sultán Hajji Hasan al-Bolkiah. Es considerado uno de los grandes Sheikhs de la Orden Naqshbandi en Malasia. En Pakistán, se lo reconoce como el revivificador de la Orden Sufi y tiene miles de discípulos. En Sri Lanka, entre los oficiales gubernamentales y la gente común tiene mas de 20.000 discípulos. Es muy bien respetado por los musulmanes de Singapur y allí también tiene muchos discípulos.

Recientemente, en 1991, realizo su primer viaje a América. En su primer viaje visitó más de 15 estados. Se reunió con mucha gente de distintas creencias y religiones: musulmanes, cristianos, judíos, sikhs, budistas, hindúes, y creyentes en la Nueva Era. Esto resultó en el establecimiento de más de 13 centros de la Orden Naqshbandi en Norte América. Hizo su segunda visita en 1993, y viajó a través de muchas ciudades y localidades, visitando mezquitas, iglesias, sinagogas, y templos. A través de el mas de 10.000 personas en Norte América entraron en el Islam y tomaron iniciación en la Orden Naqshbandi.

En Octubre de 1993, asistió a la reiniciación de la mezquita-escuela del imam Bukhari en Bukhara, Uzbekistan. Fue el primero en muchas generaciones de Sheikhs de esta línea en poder volver al corazón de la tierra de los grandes maestros de Asia Central que imprimieron poderosamente su Camino y nombre sobre esta Orden.

Así como Shah Naqshband fue el revivificador en Bukhara y Asia Central. Así como Ahmad as-Sirhindi al-Mujaddidi fue el rivivificador en el segundo milenio. Así como Khalid al-Baghdadi fue el revivificador del Islam, la Ley Divina y el Camino en el Medio Oriente, hoy Sheik Nazim al-Haqqani es el revivificador, el renovador del llamado a Dios en esta era, la era de la tecnología y el progreso material.

Sus reclusiones

Su primera reclusión por orden del Sheik Abd Allah ad-Daghestani fue en el año 1955 en Sueileh, Jordania. Allí paso seis meses en reclusión. El poder y la pureza de su presencia atrajo a miles de discípulos, hasta que Sueileh y las poblaciones vecinas, Ramta y Amman, se llenaron de discípulos. Eruditos, oficiales y mucha otra gente fue atraída a su luz y su personalidad.

Cuando solo tenia dos hijos, una nena y un bacón, fue llamado por nuestro Grand Sheikh Abd Allah ad-Daghestani. Él le dijo, “He recibido una Orden del Profeta (saws) para que hagas reclusión en la mezquita de Abdul Qadir Gilani en Baghdad. Ve allí y has reclusión por seis meses.”

Describiendo el acontecimiento, Sheik Nazim dice,

No le hice al Sheikh ninguna pregunta. Ni siquiera volví a mi casa. Dirigí mis pasos inmediatamente a Marja en el centro. No pensé, ‘Necesito ropa, necesito dinero, necesito provisiones.’ Cuando el me dijo, “Ve!” Yo fui. Fui conducido a hacer reclusión con Abdul Qadir Gilani. Al llegar al centro vi un hombre que me miraba, el cual me reconoció. El dijo, “Sheikh Nazim,a dónde se dirige?” Yo le dije, “A Baghdad.” El era discípulo del Grand Sheikh. Él dijo, “Yo también voy a Bagdad!” Tenía un camión lleno de carga para entregar en Bagdad, por lo tanto me llevo con él.

Cuando entre en la mezquita de Sheikh Abdul Qadir Gilani había un hombre gigante que cerraba la puerta de la mezquita. Me dijo, “Sheikh Nazim!” “Si”, le respondí. El dijo, “Yo soy el asignado para servirlo durante su estadía aquí. Venga conmigo.” Yo estaba sorprendido por esto, pero en mi corazón no había sorpresa alguna, ya que en la Tariqat sabemos que todo esta arreglado por la Divina Presencia. Lo seguí hasta que llego a la tumba del Gran-Intercesor. Di saludos a mi tatarabuelo, Sheikh Abdul Qadir Gilani. Luego me condujo a una habitación y me dijo, “Todos los días te serviré un plato con sopa de lentejas con un pedazo de pan.”

Solo salía de mi habitación para las cinco oraciones. El resto del día lo pasa en mi cuarto. Llegue a un estado tal que podía recitar todo el Corán en nueve horas. Recitaba la illaha ill-Allah 124.000 veces y 124.000 salutaciones para el Profeta (saws) . Además de leer Dalail al-khayrat completo. Regularmente recitaba 313.000 Allah, Allah, todos los días, así como también otras oraciones que me fueron asignadas. Visión tras visión me aparecieron. Estas visiones me llevaban de un estado a otro hasta que fui aniquilado en la Divina Presencia.

Un día tuve una visión en la cual Sheikh Abdul Qadir Gilani me llamaba a su tumba. Me dijo, “Hijo mío, te espero en mi tumba. Ven!” Inmediatamente me duché, recé dos ciclos y caminé hasta su tumba que estaba solo a pocos pies de mi habitación. Cuando llegue allí, comencé a contemplar y dije, ‘as-salam alayka ya jaddi’ (‘la paz sea contigo Oh mi abuelo’). Inmediatamente vi que salía de su tumba y se ponía de pie a mi lado. Detrás de él había un gran trono decorado con piedras preciosas. Me dijo, “Ven conmigo. Siéntate en aquel trono.”

Nos sentamos como un abuelo se sienta con su nieto. El dijo, “Estoy feliz contigo. La estación de tu Sheikh, Abd Allah al-Faiz ad-Daghestani, es muy alta en la Orden Naqshbandi. Yo soy tu abuelo y te paso directamente desde mi el poder que llevo como Gran-Intercesor. Te inicio directamente en la Orden Qadiri.”

Inmediatamente después de eso apareció el Grand Sheikh, apareció el Profeta (saws) y apareció Shah Naqshband. Sheikh Abdul Qadir Gilani se puso de pie por respeto al Profeta (saws) y por los demás Sheikhs. Yo hice lo mismo. Él dijo, “Oh mi Profeta (saws), Oh Mensajero de Dios, soy el abuelo de este nieto mío. Estoy muy feliz con su progreso en la Orden Naqshbandi y me gustaría agregar la Orden Naqshbandi a mis poderes. “El Profeta (saws) sonreía, miró a Shah Naqshband, quien a su vez el miro al Grand Sheikh. Esta era la conducta apropiada porque Sheikh Abd Allah era el Sheikh viviente de esa época. Grand Sheikh pasé el secreto de la Orden Naqshbandi recibida de Shah Naqshband, a través del linaje del Profeta (saws) de Abu Bakr as-Siddiq , agregando al estado de Sheik Abdul Qadir Gilani el poder de la Orden Naqshbandi.

Cuando Sheik Nazim terminó su reclusión y estaba por irse fue a la tumba del Sheik Abdul Qadir Gilani para decir adiós. Sheikh Abdul Qadir Gilani apareció a él en persona y le dijo, “Oh mi hijo, estoy muy feliz con los estados que has alcanzado en la Orden Naqshbandi. Estoy renovando tu iniciación a través de la Orden Qadiri.” Sheikh Abdul Qadir Gilani luego dijo, “Oh mi nieto te voy a dar un recuerdo de tu visita.” Lo abrazo y le dio diez monedas. Estas monedas eran del tiempo en el que el vivía. No eran de nuestro tiempo. Hasta el día de hoy Sheikh Nazim tiene guardadas esas monedas.

Antes de irse Sheik Nazim le dio al Sheikh, que lo había servido durante la reclusión, su manto como un recuerdo. Le dijo, “Yo usé ese manto durante toda mi reclusión como cobija para dormir o como vestimenta para cuando rezaba o recitaba el dhikr. Guárdala y Dios te bendecirá y el Profeta (saws) te bendecirá. Todos los maestros de esta Orden te bendecirán.” El Sheikh tomó el manto, lo beso y se lo puso. Sheikh Nazim dejó Bagdad y volvió a Damasco, Siria.

En 1992, cuando Sheikh Nazim visitaba Lahore, Pakistán, visito la tumba de Sheikh Ali Hujwiri. El Sheikh de la Orden Qadiri lo invitó a su casa. Sheikh Nazim pasó la noche allí. Al llegar la oración del amanecer su anfitrión dijo,

Oh mi Sheikh, lo retuve aquí esta noche para mostrarle un manto precioso que heredamos hace 27 años. Fue pasado desde un Grand Sheikh de la Orden Qadiri a otro desde Bagdad. Finalmente nos llegó a nosotros. Todos nuestros Sheikhs lo guardaron y lo preservaron ya que fue el manto personal del Gran-Intercesor de su tiempo. Un Sheikh turco de la Orden Naqshbandi hizo reclusión en la mezquita tumba de Sheik Abdul Qadir Gilani. Cuando ese Sheikh termino su reclusión le dio el manto a un Sheikh de la Orden Qadiri que lo había servido durante ese tiempo. Ese Sheikh Qadiri antes de su fallecimiento le dijo a sus sucesores que cuidaran el manto, porque si alguien lo usaba sería curado de cualquier enfermedad. Cualquier buscador que use el manto en su camino hacia la Divina Presencia seria elevado fácilmente a altos estados de visión.

El abrió el placard y revelo el manto preservado en una caja de vidrio. Abrió la caja y saco
el manto. Sheikh Nazim sonrió, entonces el le pregunto, “Que ocurre mi Sheikh?” Sheikh Nazim dijo, “Esto me da una gran felicidad. Este es el manto que yo le di a un Sheikh Qadiri cuando terminé mi reclusión.” Cuando el Sheikh escuchó esto besó la mano del Sheik Nazim. Le pidió que renovara su iniciación en la Orden Qadiri y que le permitiera tomar iniciación en la Orden Naqshbandi. Dios cuida a sus Santos dondequiera que vayan a través de sus sinceros y amados sirvientes.

Reclusión en Medina.

En muchas ocasiones al Sheikh Nazim se le ordenó que entrara en reclusiones variaban en tiempo, desde 40 días a 1 año. Las reclusiones también variaban en el grado de aislamiento del contacto exterior. A veces no había contacto, a veces existía el poco contacto necesario para realizar las oraciones diarias en congregación, y a veces se permitía mas contacto para asistir a círculos de disertación o dhikr. Hizo muchas reclusiones en la ciudad del Profeta (saws) . Él dijo,

Nadie tuvo el privilegio de realizar la reclusión con su Sheikh. Yo tuve este privilegio, en la misma habitación con mi Sheikh en Medina. Era una antigua habitación cerca de la
Sagrada Mezquita del Profeta (saws)
. Tenía una puerta y una ventana. En cuanto ingresé a la habitación con mi Sheikh, él tapó la ventana con maderas. Me dio autorización para dejar la sala solo para las cinco oraciones diarias en la Mezquita Sagrada del Profeta (saws) .

Mi Sheikh me dijo que mantuviera la practica de “mirar mis pies” cuando caminaba para realizar las oraciones. Para disciplinar y controlar la vista. Esta practica significa desconectarse a si mismo de todo excepto de Dios, Todopoderosos y Exaltado y Su Profeta (saws) .

Mi Sheikh nunca durmió durante esa reclusión. Durante un año, jamás lo vi dormir. Nunca tocó el alimento. Se nos daba un plato con sopa de lentejas y un trozo de pan cada día. El siempre me daba a mi su ración. Solo bebía agua. Nunca dejó la habitación.

Día tras día y noche tras noche mi Sheikh permanecía sentado leyendo el Corán a la luz de una vela, recitando dhikr y alzando sus manos en súplica. Durante horas suplicaba, y una suplica jamás se parecía a la otra. Cada uno de ellas era distinta de la otra. A través del año nunca repitió la misma suplica. A veces yo no podía entender el idioma que el usaba en la suplica porque era un idioma celestial. Yo solo podía entender las súplicas por medio de las visiones e inspiraciones que vinieron a mi corazón.

No sabía cuándo se iba la noche y cuando llegaba el día excepto por medio de los horarios de las oraciones. Grand Sheikh Abd Allah nunca vio la luz del día durante un año, solo veía a través de la luz de la vela. Yo veía la luz del día solo cuando iba a hacer las oraciones.

A través de esa reclusión fui elevado distintos niveles de espiritualidad. Un día le oí decir, “Oh Dios, dame el poder de intercesión, del poder de intercesión que otorgaste a Tu Profeta (saws) , para que interceda por todos los seres humanos en el Día del Juicio para elevarlos a Tu Divina Presencia.” Cuando decía esto yo estaba en una visión en la cual veía el Día del Juicio. Dios, Todopoderoso y Exaltado, descendió sobre Su trono y juzgó a la gente. El Profeta (saws) estaba a la derecha de la Divina Presencia. Grand Sheikh estaba a la derecha del Profeta (saws) , y yo estaba a la derecha de Grand Sheikh.

Después de que Dios juzgó a la gente autorizo al Profeta (saws) para interceder. Cuando el Profeta (saws) había intercedido y terminó le dijo a Grand Sheikh que diera sus bendiciones y elevara a la gente con el poder espiritual que había recibido. Esa visión terminó y escuché que mi Sheikh decía, ‘al-hamdulillah, al-hamdulillah, Nazim Effendi, recibí la respuesta.’

Estas visiones continuaron. Un día me dijo luego de que volví de la oración del amanecer, “Nazim Effendi, mira!” Hacia donde debía mirar, arriba, abajo, derecha o izquierda? Se me ocurrió mirar a su corazón. En cuanto miré a su corazón tuve una gran revelación. Vi a Abdul Khaliq al-Ghujdawani aparecer en su cuerpo físico diciéndome, “Oh hijo mío, tu Sheikh es singular. Ninguno como él ha llegado antes.” Nos invito a Grand Sheikh y a mi para que fuéramos con él.

Inmediatamente nos vimos con Abdul Khaliq en otro lugar en esta tierra. El dijo, “Dios, Todopoderoso y Exaltado me ha dicho que fuéramos a esa roca.” Le seguimos hasta una roca. El dijo, “Dios me ha dicho que golpee esa roca.” Cuando golpeo la roca una increíblemente poderosa corriente de agua surgió de ella, como la que nunca había visto antes. Sheikh Abdul Khaliq dijo, “Esa agua empieza a salir hoy y continuara vertiéndose así hasta el Día del Juicio Final.”

Luego dijo, ‘Dios, Todopoderoso me ha dicho que esta creando de cada gota de agua un ángel de luz que estará alabándole hasta el Día del Juicio. Me ha dicho, “Oh Mi siervo Abdul Khaliq al-Ghujdawani, tu trabajo es darle a cada ángel su nombre. No puedes usar un nombre dos veces. Debes darle a cada uno un nombre distinto y contar sus alabanzas. Dividirás las recompensas de sus alabanzas entre los seguidores de la Orden Naqshbandi. Esa responsabilidad es tuya.”‘

Cuando terminó esa visión yo estaba muy conmovido ante el Sheikh Abdul Khaliq al-Ghujdawani y asombrado ante su tarea. Las visiones continuaron lloviendo sobre mi de manera similar. En el ultimo día de nuestra reclusión, luego de la oración del amanecer, escuché una voz fuera de la sala que se lamentaba. Escuche una voz fuerte y otras voces de menor intensidad como si fuesen las voces de muchos niños que lloraban. Ese lamento no se detenía, Pero yo no tenía permiso para ver quien era el que estaba llorando. El sonido de los lamentos se incrementaba y continuo durante horas.

Luego Grand Sheikh me miró y me dijo, “Nazim Effendi, sabes quien está llorando?” Aunque sabia que no eran lamentos de seres humanos le respondí, “Oh mi Sheikh usted sabe mejor.” Inmediatamente me dijo, “Es Iblis (satán) y sus soldados. ¿Sabes por qué están llorando?” Yo dije, “Oh mi Sheikh usted sabe mejor.” El dijo, “Satán anuncio a sus demonios que dos personas en esta tierra escaparon de su control.”

Entonces tuve una visión en la cual satán y sus soldados eran rodeados con una pesada cadena que impedía que nos alcanzaran a mi Sheikh a mi. Esa visión terminó. Luego Grand Sheikh dijo, “La alabanza pertenece a Dios, el Profeta (saws) está feliz contigo y yo estoy feliz contigo.” Puso su mano sobre mi corazón y yo inmediatamente vi al Profeta (saws) y a los 124.000 Profeta (saws)s, 124.000 Compañeros, 7.007 santos Naqshbandi, 313 santos exaltados, los cinco polos espirituales y al Gran-Intercesor. Todos ellos me congratulaban y cada uno de ellos vertió en mi corazón su Conocimiento Divino. Heredé de ellos los secretos de la Orden Naqshbandi y los secretos de las otras 40 órdenes.

De sus milagros

En 1971, Sheikh Nazim estaba en Chipre durante los meses de Rajab, Shabán y Ramadán. Cierto día en Shabán recibimos una llamada desde el aeropuerto en Beirut. Era el Sheikh que nos decía que fuéramos a buscarlo. Estábamos sorprendidos ya que no lo esperábamos, pero rápidamente lo fuimos a buscar. Él nos dijo, “El Profeta (saws) me dijo que viniera a ustedes hoy porque tu padre está por morir. Lo voy a lavar, envolverlo en la mortaja, enterrarlo y luego volveré a Chipre. “Nosotros le dijimos, “Oh nuestro Sheikh, nuestro padre está sano. No tiene ningún problema.” Él dijo, “Eso fue lo que se me dijo.” Él estaba absolutamente convencido y como se nos había enseñado a aceptar lo que el Sheikh decía, nosotros nos sometimos a su voluntad.

Nos dijo que juntáramos a la familia y los trajéramos para que vieran a nuestro padre por ultima vez. Le creímos y llamamos a toda la familia para que viniesen. Todos estaban sorprendidos. Algunos no nos creyeron cuando los llamamos. Algunos vinieron y otros no. Mi padre no sabia nada sobre este asunto, solo veía que los familiares lo venían a visitar como algo común. Faltaban quince para las siete. El Sheikh dijo, “Ahora tengo que ir al departamento de tu padre y recitar Surah Ya Sin antes de su fallecimiento.” Fue al departamento de mi padre desde nuestro departamento que estaba en la planta baja. Mi padre lo recibió en la puerta y al verlo dijo, “Sheikh Nazim, ha pasado tanto tiempo desde que lo escuchamos recitar el Corán. Podría leerlo para nosotros?” Luego Sheik Nazim comenzó a recitar Surah Ya Sin. Cuando terminaba la Surah, el reloj marco las siete, justo allí mi padre grito, “Mi corazón! Mi corazón!” Lo acostamos y mi hermano y mi hermana, quienes eran ambos médicos, vinieron a chequearlo. Encontraron que su corazón latía sin control. A los pocos minutos respiró su último aliento.

Todos miramos al Sheikh Nazim con sorpresa y asombro.”¿Cómo lo supo?”, nos preguntábamos. “¿Cómo es que vino desde Chipre precisamente para esto? ¿Qué clase de Santo era este? ¿Cómo podía saber el momento preciso? ¿Qué clase de secreto llevaba en su corazón? ¿Qué clase de santo perfecto es aquel que sabe cosas que la gente no puede saber?”

El secreto que lleva es resultado del amor de Dios y la misericordia hacia él. Dios lo autorizó a usar ese poder y conocimiento de hechos por ocurrir porque el mantuvo su sinceridad, devoción y lealtad a la religión de Dios. Mantuvo sus obligaciones y sus oraciones. Honró a su Sagrado Coran. Él es como los Santos de la Orden Naqshbandi antes que él, como todos los santos de las otras ordenes anteriores a él, como sus ancestros, Sheikh Abdul Qadir Gilani y Jalaluddin Rumi, y como Muhyiddin ibn Arabi, quienes siguieron y preservaron la tradición del Islam por 1.400 años.

Estábamos atrapados por dos emociones. Por un lado llorábamos por el fallecimiento de nuestro padre y por el otro nos alegrábamos por lo que nuestro maestro había hecho por nuestro padre. El venir y cuidar a nuestro padre en su ultimo aliento fue un gesto que jamás olvidaremos. Fue un milagro bendito escrito con palabras de luz. Lavó su cuerpo con sus santas manos, lo cubrió con una mortaja y lo enterró con sus santas manos. Luego de cumplir su tarea tomo un avión a Chipre, sin tardanzas.

¿Qué clase de emociones y sentimientos entran en el corazón de una persona cuando ve eventos tales ante sus ojos, acontecimiento que la mente material no puede abarcar, o ni siquiera imaginar? La pluma no puede expresar estos sentimientos. Solo podemos decir una cosa: esta es la Verdad. Esto es lo que ocurrió. Es una realidad que ocurre con un poder místico, un poder increíble, que puede ser dado a una persona cuando esa persona ha recibido amor de lo Divino. Con ese amor se le otorgara conocimiento de lo Divino, sabiduría de lo Divino, espiritualidad de lo Divino. Se le otorgara todo. Será un conocedor del pasado, un conocedor del presente y un conocedor del futuro.

En cierta ocasión Sheikh Nazim visitaba el Líbano por el periodo de dos meses durante la época de peregrinación. El gobernador de la ciudad de Trípoli, Líbano, Ashar ad-Daya, era jefe de la caravana oficial de peregrinos. Invitó al Sheikh Nazim para que fuera con él a la peregrinación. El Sheikh dijo, “No puedo ir contigo, pero insha-Allah, nos reuniremos allí.” El gobernador insistió, “Si usted va, por favor vaya conmigo. No vaya con otra persona.” Sheik Nazim respondió, “Aun no se si iré o no.” Luego de que terminara la época de la peregrinación y el gobernador hubiese retornado, él se apuró a ir a la casa donde el Sheikh Nazim se estaba alojando. Frente a los ojos de cien personas dijo, “Sheikh Nazim, ¿por qué fue con otra persona? ¿Por qué no vino conmigo?” Nosotros le dijimos, “El Sheikh no fue a la peregrinación. Ha estado con nosotros durante estos dos meses viajando alrededor del Líbano.” El dijo, “No! El estuvo en Hajj. Yo tengo testigos. Un día yo estaba realizando el ritual de caminar alrededor de la Kaba, y el Sheik Nazim vino a mi y me dijo, ‘Oh Ashur, estas aquí?’ Le dije, ‘Si mi Sheik.’ Luego el camino conmigo. Pasamos la noche juntos en nuestro hotel en Meca. Paso el día con nosotros en Arafat en nuestra carpa. Paso la noche con nosotros en Mina. Permaneció con nosotros en Mina por tres días. Luego me dijo, ‘Debo ir a Medina para visitar al Profeta (saws) .'”

Mientras contaba su historia nosotros observábamos al Sheikh Nazim cuidadosamente ya que sabíamos que él no había abandonado nuestra presencia en el Líbano. Vimos esa única, oculta sonrisa, como si dijiese, “Ese es el poder que Dios le otorga a Sus santos. Cuando están en Su Camino, cuando alcanzan Su Amor Divino y Su Divina Presencia, Dios les otorga todo.”

Cuando vio eso el gobernador dijo, “Oh mi Sheikh, ¿cuál es esta grandiosa habilidad que usted nos ha demostrado? Es increíble. Es algo que nunca vi en mi vida. Soy un político. Dependo de mi mente y mi lógica. Sin embargo debo decir que usted no es una persona común y corriente. Usted tiene poderes sobrehumanos. Debe ser algo con lo que Dios mismo lo ha adornado!” Beso la mano del Sheikh y le pidió iniciación en la Orden Naqshbandi. Cualquier ocasión en la cual el Sheikh Nazim visitaba el Líbano, su gobernador y el primer ministro del Líbano se sentaban en compañía del Sheikh. Hasta el día de hoy sus familias y gran parte del pueblo libanés son sus seguidores.

De sus dichos

Sobre el estado de Singular Unicidad el dijo,

Significa la imposibilidad de la existencia de la multiplicidad y es de tres categorías:

-La Singular Unicidad de Su Esencia: esto significa que Su Esencia no es compuesta ni combinada de dos o más partes y no existe nada que se asemeje a su Divina Esencia.

-La Singular Unicidad de Sus Atributos: esto significa que Dios, Todopoderoso y Exaltado, no posee dos tipos de Atributos que representan lo mismo. Por ejemplo, Él no tiene dos Voluntades, ni dos Intenciones. Él es Uno en cada Atributo.

-Singular Unicidad de Sus Acciones: significa que Él es el Creador por Su propio Deseo y propia Voluntad de todo lo que aparece en este universo. Todas las creaciones son sustancia o descripción de una acción. Por lo tanto Sus Acciones son creadas por El para Sus siervos.

Si el amor es verdadero entonces el amante debe mantener el respeto con el Amado y los apropiados modales hacia Él.

La mas alta certeza de la verdad es cuando el Sheikh glorifica la Divina Presencia en tu ojo y disminuye todo lo ajeno a Dios.

Existen tres grandes víboras que hacen daño a los seres humano: ser intolerante e impaciente con la gente que está alrededor tuyo; habituarse a algo que no podes dejar; ser controlado por tu ego.


Lograr honores en este mundo es humillación. Los logros en el otro mundo son un honor.
Me asombra que halla gente que prefiera la humillación al honor.

Si Dios, Todopoderoso y Exaltado, abriera la Esencia de Su Divino Amor, todos morirían por ese amor.

Siempre debemos estar comprometidos con lo siguiente: ponderar los versículos de Dios
 en el Sagrado Corán y Sus señales que causan que el amor nos envuelva, pensando en Su Promesa de recompensarnos que generara y desarrollara en nosotros el anhelo; y pensando sobre Su Advertencia de castigo que generara en nosotros vergüenza ante Dios.

Dios dijo, “Quienquiera que sea paciente con Nosotros, eventualmente llegará a Nosotros.”

Si el temor a Dios se enraizó en el corazón, la lengua no hablara cosas vanas.

Sufismo es la pureza de progresar hacia la Divina Presencia de Dios. Su esencia es dejar esta vida materialista.

Una vez Junayd vio a Iblis (satán) en una visión. Estaba desnudo. Él le dijo, “Oh maldito no tienes vergüenza de aparecer desnudo ante la gente?” Él le dijo, “Oh Junayd, ¿por qué me voy a avergonzar cuando ellos no se avergüenzan de si mismos?”

Cuando conoces a un buscador en el Camino de Dios acércate a él con sinceridad, lealtad e indulgencia. No te acerques a él con conocimiento. El conocimiento lo hará rebelde en principio, pero la indulgencia lo atraerá rápidamente a ti.

El buscador debe ser alguien que se ha dejado a si mismo y ha conectado su corazón con la Divina Presencia. Permanece en Su Presencia realizando sus obligaciones mientras visualiza lo Divino en su corazón. La Luz de Dios ha quemado su corazón dándole la sed por el néctar de las rosas, quitando los velos de sus ojos, permitiéndole que viera a su Señor. Si abre su boca es por orden de la Divina Presencia. Si se mueve es por orden de Dios y si se vuelve tranquilo es por acción de los Atributos Divinos. Él está en la Divina Presencia y con Dios.

El Sufi es el que mantiene las obligaciones que Dios ha otorgado al Santo Profeta (saws) , y se esmera en elevarse al estado de perfección que es el conocimiento de Dios, Todopoderoso y Exaltado.

Sufismo es un conocimiento desde el cual uno aprende el estado del alma humana, laudable o culposa. Si es culposa aprende cómo purificarla y le permite, volviéndola laudable, que viaje hacia la Divina Presencia de Dios. Sus frutos son el desarrollo del corazón: Conocimiento de Dios, Todopoderoso y Exaltado, a través de la experiencia directa; salvación en el próximo mundo; triunfo logrando el placer de Dios; logro de la felicidad eterna; e iluminación y purificación para que se abran los nobles acontecimientos, se revelen los extraordinarios estados, y uno perciba aquello ante lo cual los demás son ciegos.

El Sufismo no es un tipo particular de alabanza, sino mas bien es la conexión del corazón con Dios. Tal conexión exige que cuando algo se prefiere según las pautas de la Ley Divina para alguien en las circunstancias de uno, entonces uno lo realiza. Esta es la razón por la cual vemos que los Sufis han servido al Islam en una amplia variedad de capacidades. Los eruditos islámicos deben adquirir la alta educación del Sufismo.

Las predicciones de Grand Sheikh concernientes a Sheikh Nazim.

Antes de que Grand Sheikh Abd Allah ad-Daghestani falleciera, escribió en su testamento,

Por orden del Profeta (saws) he entrenado y elevado a mi sucesor Nazim Effendi, haciéndolo atravesar por muchas reclusiones y entrenándolo con un severo entrenamiento y lo asigno mi sucesor. Veo que en el futuro el diseminará esta Orden a través del Este y el Oeste. Dios hará que toda clase de gente, ricos y pobres, eruditos y políticos, vengan a él, aprendan de él y tomen la Orden Naqshbandi a fines del siglo 20 y principios del 21. Se diseminará por todo el mundo, de tal manera que ningún continente quedara excepto de su dulce aroma.

Le veo estableciendo y fundando un gran centro en Londres a través del cual diseminará su Orden a Europa, el Lejano Oriente y América. Diseminará sinceridad, amor, piedad, armonía y felicidad entre toda la gente. Todos dejaran atrás lo feo, el terrorismo y la política. El diseminará el conocimiento de la paz en el corazón, el conocimiento de la paz entre las comunidades, el conocimiento de la paz entre las naciones, para que las guerras y las luchas sean eliminadas de este mundo y la paz se convierta en el factor dominante. Veo gente joven corriendo hacia él de todas partes y pidiéndole sus bendiciones. Él les mostrara el camino para conservar las obligaciones en la tradición Islámica, como ser moderado, como vivir en paz con todas y cada una de las religiones, como dejar el odio y la enemistad. La religión es para Dios, y Dios es el juez de Sus siervos.

Lo predicho ha ocurrido, así como Grand Sheikh Abd Allah lo ha descripto. En el año siguiente al fallecimiento del Grand Sheikh, Mawlana Sheikh Nazim retornó a Turquía, visitando Bursa. Luego fue a Londres. Mucha gente joven, especialmente los seguidores de John Bennett, fueron a conocerlo. Con el aumento de la gente que venía a escucharlo, en 1974 estableció su primer centro allí.

Esta visita fue seguida por visitas anuales a Inglaterra y el Continente durante y después de Ramadán. La Orden se disemino rápidamente, penetrando en toda Europa, junto con Estados Unidos, Canadá y Sud América. El abrió tres centros en Londres para entrenar a la gente en los caminos de la espiritualidad, quitándoles su depresión y elevándolos a un estado de paz en sus corazones. Sus enseñanzas continuaron diseminándose en todas partes de Europa, Norte África, Sud Afrecha, países del Golfo, las Américas -Norte y Sur-, subcontinentes de la India, Sudeste de Asia, Rusia, China, Australia, y Nueva Zelanda.

No se puede encontrar en los países que hemos nombrado y los que no hemos nombrado un lugar donde el toque del Sheikh Nazim no se sienta. Esto es lo que lo diferencia de todos los santos en vida y todos aquellos que estuvieron antes. Uno encuentra que todos los idiomas se hablan en su presencia. Cada año, en el mes de Ramadán, un gran grupo de sus seguidores se reúne en Londres, en el que asisten más de 5.000 personas de todas partes del mundo. Como Dios dijo, ‘Los hicimos naciones y tribus para que se pudieran conocer’ (49:13)

Sus seguidores vienen de todos los distintos espectros de la vida. Podemos encontrar a pobres, gente de clase media, gente de buena situación económica, hombres de negocios, médicos, abogados, astrónomos, psiquiatras, plomeros, carpinteros, ministros de gobierno, políticos, senadores, miembros del parlamento, primer ministros, presidentes, reyes, sultanes, y realeza de todo tipo, todos atraídos a su simpleza, a su sonrisa y a la luz de su espiritualidad. Es así que se lo conoce como el Sheikh multicolor, universal.

Sus dichos y asociaciones han sido publicadas en muchos libros incluyendo la serie, Océanos de misericordia, y numeran mas de 35 títulos. Miles de pies de video tape y miles y miles de horas de audio existen.

Su vida siempre es intensamente activa. Es un viajero en el Camino de Dios, nunca quedándose en casa, moviéndose siempre de un lugar a otro. Un día el esta en el Este y el próximo en el Oeste. Un día el esta en el Norte y el próximo el esta en el Sur. Uno nunca sabe donde estará de un día al otro. Esta siempre reuniéndose con oficiales para alentar la reconciliación y la paz y la preservación del mundo natural. Esta siempre sembrando la semilla del amor, la paz y la armonía en los corazones de la humanidad. Esperamos que en el espíritu de sus enseñanzas todas las religiones encuentren camino hacia la reconciliación, dejando atrás diferencias y viviendo en paz y armonía.

Sus predicciones para el futuro del mundo son una continuación de las predicciones del Grand Sheikh Abd Allah, anunciando eventos antes de que ocurran, advirtiendo a la gente y llamando su atención a lo que va a ocurrir. Muchas veces el ha dicho, “El Comunismo va a caer y la Unión Soviética se partirá en pedazos.” Predijo que el Muro de Berlín caería.

El secreto de la Cadena de Oro de la Orden Sufi Naqshbandi esta en sus manos. El lleva con ella el mas alto poder. En todas partes brilla. Que Dios lo bendiga y lo fortalezca en su santo trabajo. Que Dios envié mucha paz, bendiciones, salutaciones y luz sobre el amado Profeta (saws) Muhammad , sobre su Familia, sus Compañeros, y todos los santos y Profeta (saws)s, especialmente Sus siervos devotos en el Camino Naqshbandi y todas las ordenes Sufis, y especialmente sobre Su amigo en nuestro tiempo Sheikh Nazim al-Haqqani.

Mawlana Sheij Nazim Al-Haqqanni, quiera Allah santificar su secreto, nuestro anterior maestro, dejó este mundo el 7 de mayo del año 2014.  Actualmente su maqam se encuentra en Lefke, isla de chipre. Fue el maestro numero 40 de una ininterrumpida cadena de maestros que va desde el Santo Profeta Muhammad (sws), hasta nuestro actual maestro: Mawlana Sheij Mohammad Adil ar-Rabbani, su hijo y sucesor.
Actual heredero y líder de la Orden Sufí Naqshbandi en el mundo.

Sitio del grupo Naqshbandi Rabbani de Argentina, desde aquí se apoya a quienes buscan llevar a cabo una "Vida Rabbani".